¿Cómo lijar paredes? Trucos, consejos y opciones

Por asombroso que parezca, lijar paredes puede convertirse en una tarea sencilla si sabes cómo hacerla. Este proceso será fundamental antes de aplicar una nueva capa de pintura, barniz o afines. A continuación te explicaremos cómo lijar paredes y todo lo que necesitas saber sobre este proceso.

Lijando la pared conseguiremos eliminar las imperfecciones y rebabas que esta pueda tener. Además, eliminaremos los restos de granulados, pintura, empapelados y capas de diversos materiales que se encuentren adheridos a ella, obteniendo así una superficie plana y sin rugosidades, que facilitará la adhesión de la pintura garantizando un acabado impecable.

Antes de lanzarte a lijar tu pared, será fundamental conocer todas las opciones disponibles para poder elegir la que mejor se adapte a las necesidades de tu superficie.

Para ello, nosotros te lo contamos todo acerca de cómo lijar paredes, además de algunos trucos que seguro te serán de ayuda.

¿Cómo limpiar las paredes antes de lijar?

Lo cierto es que, antes de comenzar a lijar, no se necesita ninguna limpieza especial de las paredes, lo único que deberás hacer será asegurarte de rellenar con masilla o plaste los pequeños agujeros y marcas que puedas encontrar, como los hoyos provocados por antiguos clavos o tacos, las pequeñas grietas o los típicos golpes hechos al mover muebles.

¿Cómo lijar paredes? Trucos, consejos y opciones

¿Cómo lijar paredes con lija manual?

La opción más económica para lijar paredes siempre será hacerlo con tus propias manos, para ello tan solo necesitarás un papel o taco de lija acompañado de unos guantes para proteger tus manos. Otra opción sería hacerte con un taco de madera en el que poder pegar una lámina de papel de lija en el caso de que te resulte más fácil de conseguir.

Lo más importante será elegir bien el granulado adecuado para lijar tu pared, dependiendo del grosor y el estado de la misma. Cuanto más bajo sea el código numérico de criba (talla), mayor será su efecto sobre la pared. Estas tallas van desde el número 30 hasta el 600.

Entre el 30 y el 80 

Estas se consideran lijas gruesas o muy gruesas y son especialmente útiles para retirar pinturas o grandes capas de material.

Entre el 100 y el 120 

En este grupo, encontramos las lijas medias. Son útiles para lijar maderas lacadas o para pulir maderas duras.

Entre 150 y 600 

Por último, tenemos las lijas finas o muy finas, ideales para lograr un buen acabado en cualquier superficie.

Consejo: empieza lijando con un granulado grueso y cambia a un granulado más fino a medida que vayas avanzando. De esta manera, conseguirás un acabado mucho más liso y sin imperfecciones. Para ello, necesitarás varios tipos de lijas

La dirección idónea para lijar una pared será en círculos y siempre de abajo a arriba, para evitar manchar lo que aún no se ha lijado.

¿Cómo lijar paredes con la lijadora?

Si lo que necesitas es lijar una pared grande, la mejor opción será hacerlo con una lijadora eléctrica.

Para ello, has de saber que existen varios tipos de lijadoras y que deberás elegir la que mejor se adapte a tu pared.

Lijadora de yeso

Se utiliza para lijar placas de pladur, funciona con un disco de 180 mm y su potencia es baja (generalmente inferior a 700 watios). Incorpora aspirador propio.

Lijadora orbital de pared

Esta lijadora es específica de pared y puede utilizarse tanto con discos de 180 mm como de 225 mm. Tiene más potencia que las de yeso y se puede utilizar también como pulidora.

¿Cómo lijar paredes? Trucos, consejos y opciones

Lijadora jirafa

Sirve para lijar paredes, techos y suelos. Utiliza un disco de 225 mm. Debe su nombre a que tiene un brazo largo que la hace más cómoda y manejable para alcanzar cualquier superficie. Además, cabe destacar que suele tener más potencia que las lijadoras orbitales y que el motor está mejor protegido, lo que la convierte en una lijadora más resistente. Esta lijadora se utiliza para tareas tan engorrosas como, por ejemplo, quitar el gotelé.

¿Cómo lijar paredes sin levantar polvillo?

Además de ser molesto y difícil de limpiar, el polvo generado en el proceso de lijado es también nocivo para nuestra salud.

Si utilizamos una lija manual, podremos evitarlo colocando agua sobre la superficie de la lija

En cambio, si se trata de un lijado con lijadora eléctrica será imprescindible utilizar un aspirador industrial que cuente con potencia suficiente para garantizar la eliminación de todo el polvo generado. Además, deberá incluir un filtro especial para polvo muy fino.

Recuerda que, para conseguir el mejor acabado posible, será muy importante evitar este polvillo.

¿Cómo limpiar paredes después de lijar?

Una vez hayamos terminado con el proceso de lijado, tan solo nos quedará limpiar las paredes antes de comenzar a pintar.

Esto podrás hacerlo tanto con un aspirador que absorba todo el polvo que se haya podido quedar adherido a la pared como pasando un trapo por toda la superficie. Si te decantas por la opción del trapo será muy importante que te asegures de que se encuentre totalmente seco.

Consejos de seguridad para lijar paredes

Ahora que ya somos conscientes de todos lo materiales necesarios para lijar una pared, debemos conocer también cuales son las medidas de seguridad necesarias para realizar la tarea con precaución.

Equipamiento de protección personal

En cuanto al equipamiento personal lo ideal sería utilizar gafas de seguridad para evitar que los ojos puedan dañarse debido al polvo o a residuos del lijado. Además de adquirir guantes, un protector para las vías respiratorias (mascarilla FFP2 con válvula), un protector para tus oídos, como orejeras o fundas protectoras, y ropa adecuada para cuidar la piel.

Forrar muebles suelo

Igualmente será recomendable retirar o cubrir los muebles y objetos del lugar para que el polvo no se acumule sobre ellos.

Esperamos haber dado respuesta a tus dudas sobre cómo lijar paredes y todas las preparaciones que conlleva.

Solicitar Herramienta

Te contestaremos con la mayor brevedad posible


Esto se cerrará en 0 segundos